ALL FOR JESUS
ALL FOR JESUS
Un foro cristiano




Responder al tema
Clases 2014: Tema 018 - ¿Por qué creer en Jesús?
freddy


Registrado: 16 Nov 2006
Mensajes: 411
Ubicación: España


Responder citando
TEMA 018 - ¿POR QUÉ DEBERÍA CREER EN JESÚS?

¿Qué es el nombre Jesús?
Jesús es la transformación latina del hebreo Yeshua o Yehoshua, que significa “salvación”, del verbo “Lehoshía”.

¿Por qué le fue dado ese nombre?
Porque salvaría a su “pueblo” de sus pecados.

¿Qué es el pecado?
Pecado es una palabra de origen latín, Pecatus, y significa “transgresión”. Una transgresión es la violación de una ley, infringir un estatuto. Las normas morales y de conducta, puestas a los antiguos, si se incumplían conllevaban castigos. El fin de las leyes era evitar las injusticias y mantener el orden.

¿Por qué es malo el pecado?
Como bien refirió Pablo, existen fuerzas de oscuridad definidas en las traducciones al español como principados y autoridades o potestades. Sus emisarios, considerados dentro del orden de lo denominado “demonios”, personifican cada mal y desgracia, y todo lo que es desacorde a la armonía universal, es propio de ellos y creado por ellos. Al realizar cualquiera de las obras que les pertenecen, al ser de ellos, se les debe. Las autoridades y principados han pretendido que el hombre sea influido a malas acciones para que, colmándose de dudadas ante estas entidades oscuras, su alma les pertenezca, y puedan causarle desgracias en vida y/o apoderarse de su alma tras abandonar el cuerpo.

¿En qué sentido es, pues, Jesús el libertador y salvador?
Los hebreos esperaban al Ungido como libertador y salvador de la tiranía foránea, la terrestre, mas no de las cargas de las transgresiones. Por eso no le reconocieron cuando vino entre ellos. De nada sirve liberar a un pueblo de una tiranía terrestre –momentáneo-, si el alma –eterna- se pierde. Jesús dio su vida y sangre como pago por la liberación de muchos.

¿Por qué tiene que haber sangre y sacrificio de por medio?
Cuando la Tierra fue maldecida, los principados y potestades fueron deportados al Abismo, y tanto ellos como sus emisarios oscuros introdujeron al mundo la idea de la intervención de sangre para, a través de ciertas prácticas, ellos pudiesen adquirir poder. Esta abominable creencia dio lugar a multitud de leyendas y ritos. Para que los israelitas pudiesen limpiar sus deudas a los malignos y librarse de su atadura, se realizaban sacrificios de animales por cosas particulares, dependiendo de la gravedad de la transgresión. Además, se les dio una ley temporal para llevar a cabo estos ejercicios y además evitar tener que cometer infracciones que les llevasen a “deudas”.

¿Por qué, entonces, Jesús dio su vida?
Según la ley, un animal puro, sacrificado, remitía las deudas, pero no definitivamente. Por amor al mundo, Dios mandó a su Hijo para que se entregara él mismo para liberar de forma definitiva a todos los que le acepten y vivan según él. Jesús no violó una sola de las leyes estipuladas a los israelitas, y por ende, fue puro en todo, derramando su sangre para expiar el mal del mundo, como un cordero perfecto.

¿Entonces ya el pecado no es perjudicial?
La transgresión sigue reflejando lo que es impropio del universo (pues también hay juicio sobre las acciones de los hombres), y asimismo sigue perteneciendo a las autoridades del mal, pero, al morir Jesús eliminó la carga general, dando pie a un nuevo inicio a cada individuo.

¿Eso tiene que ver con el bautizo?
El nacer de nuevo, a través del símbolo de la inmersión en agua, identifica la muerte del hombre deudor, gracias a que Jesús murió literalmente. Juan hijo de Zacarías introdujo esta práctica en el Jordán para perdón de pecados, mas el pecado sigue existiendo, toda vez que seguimos en la carne y sujetos a la vulnerabilidad al mal. Jesús tomó el bautizo como entrega a él, tomando uno en sí este derecho de librarse de la carga del pecado y poder empezar de nuevo.

¿Y si uno no quiere bautizarse?
Si no muere y nace de nuevo, el derecho de remisión de transgresiones no se aplica a él, pues no puede ser limpiado bajo la nueva alianza, realizada con derramamiento de sangre, de modo que no puede ser parte del nuevo pacto, que es donde Cristo rige el futuro del alma.

¿Y cómo es que Jesús es “señor”?
Un señor es quien tiene autoridad y dominio sobre una región o hacienda, y quien tiene bajo él personas o siervos. Jesús no pagó una fianza ni un rescate para que volvamos al mundo a seguir debiendo, pues si así fuera, ¿se supone que para volvernos a liberar debería volver a dejarse matar? No. Quien libera a un esclavo es ahora dueño del mismo, de modo que Jesús se hizo Señor de todos al “comprarnos” a todos, nos guste o no, lo aceptemos o no, lo creamos o no, lo respetemos o no. De modo que ya no somos nuestros sino de otro, e igual que un siervo debe rendir cuentas a su amo, así los que han sido liberados de las autoridades ahora pertenecen a Jesús, y a él deben rendir cuentas, según las reglas por él impuestas.

Y entonces, ¿si bautizándose en Jesucristo violamos la ley de pureza y respeto a nuestros semejantes?
Es entonces Cristo quien juzga esto, y de acuerdo a cada uno le juzgará con justicia. Pues, habiendo sido hombre, y no pecando en nada, tiene derecho de juzgar al género humano. Y si sus “siervos” fueron infieles, serán destituidos y echados a las tinieblas de afuera; si cometieron pocas faltas, pocos “azotes” recibirán, y si hicieron bien, recibirán galardones. Todo esto se basa en las normativas por él impuestas durante su ministerio, y que claramente enseñó a sus discípulos.

¿Y cómo puede alguien seguir fielmente a Jesús si él no está aquí para enseñarnos, ni tenemos todos los conocimientos?
Habiendo resucitado de entre los muertos, subió al Cielo, y en tanto, dio dones a los hombres, los cuales son administrados por el Espíritu Santo, el mismo que ha enviado Dios a los que le obedecen, y el cual es el Espíritu de Verdad que guía a la verdad a todos los que siguen a Jesús y han nacido en él, y actúa en su conciencia. Esos dones, ergo, son las herramientas que tiene cada uno para ser útil al ministerio de llevar este conocimiento a otros, los conduce en la senda de salvación y los ayuda a perfeccionar el funcionamiento de todo el equipo que en la Tierra está sujeto a Cristo.

¿Estamos entonces esperando algo mientras tanto?
Jesús prometió que regresaría e instauraría su reino con los 12 apóstoles, y es en esta esperanza que aguardamos. A sus siervos que dieron mucho fruto, les pondrá en sitios más importantes en su reino, y los que poco fruto dieron, en lugares menos importantes, pero todos los siervos fieles estarán en su cohorte como intermediarios entre él y el resto del mundo, sobre el cual aún han de sobrevenir ciertas cosas antes del final de todo. Quien haya muerto resucitará, y quien esté vivo para ese entonces, será transformado. Antes del fin, los elegidos y fieles serán sacados de la “purga” de la Tierra, y volverán con el Ungido para iniciar el reino hasta que tenga lugar un último juicio. Entonces, pasado esto, llevarán al resto del universo la multiforme sabiduría de Dios.

De manera que, de momento, ¿qué debemos hacer?
Vivir según las enseñanzas de Jesús y buscando lo que es afín al Espíritu.

¿Nos irá bien desde que nos bauticemos en lo que Jesús identifica?
Cuando el reino se establezca, sí. Todo será utópico. Mas ahora seguiremos en nuestro aprendizaje, con días buenos y días malos; no identificados con este mundo, absteniéndonos de sus engaños, modas, afanes, preocupaciones, intereses, materialismo, esperanzas y sueños, más bien como peregrinos, de paso, toda vez que esperamos nuestra futura ciudadanía y nos entregamos a trabajar para lo que realmente dará fruto en ese reino, no en este donde todo perecerá y nada nos llevaremos a la tumba. Aún con todo, Belcebú, jefe de los 49 demonios de la principal autoridad del mal, se interesa principalmente por aquellos que buscan a Dios, para llevarlos por malos caminos, sacarlos de la senda de la verdad, sembrar en ellos confusión, mentiras, ignorancia, disensión y duda, y pretendiendo que pierdan el regalo que han recibido y así sean de utilidad a todos los malos espíritus, de modo que se extravíen. Este maligno se centra en los que buscan a Dios, a diferencia de los otros malos espíritus, y coordina a los que están bajo él a que acosen a los elegidos.

Entonces, ¿basta con bautizarse en el nombre de Jesús y seguir sus mandamientos?
Si realmente se “siguen” sus mandamientos, ya se va muy bien encaminado. Pero si se espera conseguir mayores galardones, es imperativo capacitarse y formarse en todo conocimiento y experiencia, de modo que seamos siervos útiles para toda buena obra y capaces de desempeñar mayores funciones. Así, al que más tiene, más se le dará, pues todos recibimos regalos de lo alto para el progreso de este ministerio y misión. Quien no vive todos los días buscando el progreso, es más propenso a que su fe tambalee y tenga dudas, incertidumbre o cuestionamientos existenciales, no llegando siquiera a saber qué debe hacer, o si debe hacer más que solo “creer”.

«Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.» (Carta de Pablo a los Colosenses. Capítulo 3:3)

_________________
Frederick Guttmann R.

www.youtube.com/FrederickguttmannR
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Clases 2014: Tema 018 - ¿Por qué creer en Jesús?

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al tema  


Crear un foro gratis | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para prestashop ssd en Desafiohosting.com