ALL FOR JESUS
ALL FOR JESUS
Un foro cristiano




Responder al tema
Clases 2014: Tema 019 - ¿Cuál es mi Ministerio?
freddy


Registrado: 16 Nov 2006
Mensajes: 411
Ubicación: España


Responder citando
Tema 019 - ¿Cuál es mi Ministerio?

En las Escrituras se utiliza la palabra "ministerio", para referirse a un trabajo, oficio o servicio.
Se habla del Ministerio de Muerte y de Condenación (2° Corintios 3:9), como servicios sacerdotales con respecto de la ley del Sinaí; de Justificación, con respecto a la práctica de la justicia; de la casa de Jehovah, que eran los servicios del tabernáculo y del templo; de la Palabra, con respecto de la predicación; de la Reconciliación, que trajo Jesús para re-estrechar lazos con nuestro Padre celestial; y del Espíritu, que es para vivir conforme al Espíritu.
Tradicionalmente se definen como ministerios, 4 funciones específicas en la congregación de Jesucristo: profetas, apóstoles, evangelistas y pastores y maestros. Aunque hubo 12 profetas de Israel que anunciaron al Ungido, hubo otras personas que fueron definidas como profetas por anunciar sendos mensajes al pueblo, no solo de Israel, sino en muchas partes y épocas del mundo. Posterioremente hubo una época de 12 apóstoles, estos dejaron el mensaje de Jesús y formaron discípulos. Después de estos, Jesús constituyó también a los evangelistas y los pastores y maestros.
Los evangelistas se encargan de pregonar el mensaje del reino de los cielos, de la salvación y de Jesucristo.
El pastor y maestro se encarga de velar por un grupo y de enseñarles.
En el cuerpo de Cristo hay 3 áreas de trabajo, donde están los guías, los que tienen dones y los usan y los que realizan servicios.
Evidentemente, en un cuerpo todos no son cabeza ni todos son los brazos, pero careciendo de cualquier parte el cuerpo se ve resentido, gravemente afectado, insuficiente y hasta inútil.
Pablo refirió entre los gentiles los oficios en las congregaciones de aquel entonces, pero a pesar de haber cambiado la época y las circunstancias, aun muchos servicios se realizan genéricamente y otros dependiendo del lugar y la situación. Por ejemplo, la tecnología amplía las funciones que se pueden realizar para enseñar y aprender.
Ni los ministerios ni los dones son escogidos por las personas, pero todos pueden -y deben- realizar servicios, buenas obras (Efesios 2:10, 2° Corintios 9:8, Colosenses 1:10, 1° Timoteo 6:18, 2° Timoteo 2:21, 3:17, Tito 3:10, Hebreos 10:24). Asimismo, todos tienen dones (Efesios 4:8), unos a la verdad sobrenaturales y otros aprendidos; unos como talentos innatos y otros recibidos con el tiempo o exponenciados.
A pesar de los desfases y desorientación en el cristianismo, el evangelista sigue siendo quien enseña el mensaje básico y atrae al que cree a la congregación, y el pastor y maestro se encarga de cuidar y nutrir a los que son acogidos. Al menos así es como está establecido que debería ser. Es evidente que carente uno de otro se hace poco productivo el ministerio, toda vez que si no hay congregación, ¿a dónde lleva el evangelista a los que creen? ¿Y si no hay pastor y maestro, quien se encarga de ellos y les enseña? Y si el pastor no tiene congregación, ¿de quien está pendiente y a quien enseña? Y si no hay quien traiga gente, ¿cómo se enteran que hay guía y profesor espiritual? No obstante, el que no haya ni uno ni otro no significa que la obra deja de procrear y progresar si cada individuo o grupo se esfuerza por desarrollar sus dones y realizar buenas obras.
Tristemente mucha gente pierde años esperando "el llamado" de Dios, y no se da cuenta de que el llamado ya se hizo, y el conocer el evangelio es el testimonio del mismo. Habiendo oído ese llamado a conocer, creer, aceptar, comprometerse, cumplir los mandamientos y vivir acorde al estilo de vida enseñado por el Maestro Jesús, ya nosotros decidimos cuanto nivel de aprovechamiento y entrega ofrecemos, que queremos recibir y como desempeñamos la obra del ministerio. Si bien, habiendo tomado estos pasos nos estancamos y no nos auto superamos, oramos y estudiamos, no seremos siervos útiles y daremos poco fruto.
A muchos se les da la oportunidad de poder ser formados como líderes, pero como cualquier casting, pocos cumplen al final los requisitos, primeramente por no estar preparados, capacitados, formados ni instruidos (¿cómo van a ser maestros si no tienen maestría, y carecen de experiencia y conocimientos?)
Evidentemente no vamos a estar siempre siguiendo al evangelista, pues su trabajo es enseñar la puerta, tampoco la idea es que siempre seamos dependientes de un pastor humano, sino que aprendamos a seguir al pastor de los pastores, Jesús, y ser guiados directamente por el Espíritu. ¿O qué decano se sentiría orgulloso de tener al mismo alumno en su clase durante años sin nunca graduarse? No se trata de buscar el independentismo sino de anhelar ser nutridos por el Espíritu, ya que en todo caso los líderes terrestres son referencias y siguen aprendiendo ellos mismos y errando, mas el verdadero guía es Jesús (sin contar con que muchos líderes se hacen maestros no siéndolo, y distraen y engañan a los creyentes). Los dones mismos son para el servicio del cuerpo de Cristo no para el beneficio personal, individual o lucrativo.
El que anhela ministerio debe antes ser discípulo y profesionalizarse para la vocación.

_________________
Frederick Guttmann R.

www.youtube.com/FrederickguttmannR
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Clases 2014: Tema 019 - ¿Cuál es mi Ministerio?

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al tema  


Crear foro gratis | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para wordpress ssd en Desafiohosting.com