ALL FOR JESUS
ALL FOR JESUS
Un foro cristiano
Responder al tema
La farsa del atentado terrorista en Londres
freddy


Registrado: 16 Nov 2006
Mensajes: 411
Ubicación: España


Responder citando
"al-Qaeda"

El nombre de una base de datos de la inteligencia estadounidense (CIA)


The Guardian

10/7/2005


El ex Ministro de Asuntos Exteriores británico Robin Cook dijo: "Al Qaeda" era el nombre de una base de datos de la inteligencia estadounidense - Escribiendo hoy en The Guardian, COOK reveló, " Al-Qaida [sic], literalmente 'la base de datos' era al principio el archivo computacional de unos miles de mujahideen que fueron reclutados y entrenados con la ayuda de la Agencia Central de Información -CIA- para derrotar a los rusos.

La base de datos fue mantenida por la organización reclutamiento de Bin Laden Maktab al Khidimat (MAK), que tenía su oficina central en la casa de huéspedes Nait al Ansar en Peshawar, Paquistán y mantenía oficinas en Detroit y Brooklyn en los años ochenta.

Según The Guardian, las revelaciones hechas por el ex oficial MI5 David Shayler señalaron la participación británica MI-6 con una célula de al-Qaeda con base en Libia para planificar el asesinato del Coronel Muammar Gaddafi entre 1995 y 1996.

Dos agentes MI-6 fueron identificados, el líder del grupo de choque MI-6 Richard Bartlett (el nombre en clave PT16) y David Watson (el nombre en clave PT16B), así como una clave de enlace libio Al Qaeda llamado TUNWORTH y quien puede haber sido Anas al Liby, un teniente superior a Osama bin Laden y a quien dieron asilo político en Gran Bretaña hasta mayo del 2000, cuando él se escapó antes de una redada policial en Manchester.

En 1998, Gaddafi emitió una autorización de detención internacional, vía Interpol, para Bin Laden. Cinco meses después de que Qaddafi emitió su autorización de detención para Bin Laden, Al Qaeda (incluyendo a Al- Liby) realizó los bombardeos de las embajadas estadounidenses en Nairobi y Dar es Salaam.

Vea las revelaciones de Cook en: http://www.guardian.co.uk/terrorism/story/0,12780,1523838,00.html

LOS ENIGMAS DEL 7-J
LA CONSPIRACIÓN CONTINUA


BOLETÍN N° 44 -11/2005
Por: BRUNO CARDEÑOSA

Los atentados de Londres siguen siendo un gran misterio. A medida que la investigación continúa, se aclara la existencia de implicación del gobierno del Reino Unido en la creación y expansión de Al Qaeda, en colaboración con los Estados Unidos. Les ofrecemos los últimos datos al respecto.

EL 8 de julio de 2005, la figura de Robin Cook ya estaba en lo más alto del pedestal de la política británica. Hasta el año 2003 había sido ministro de Asuntos Exteriores durante el gobierno del Laborista Tony Blair. Sin embargo, guiado por la fidelidad a unos principios sólidos se vio obligado a dimitir cuando el gobierno de su país apoyó sin medias tintas la invasión de Irak por parte de Estados Unidos. No sólo se había mostrado en contra de la guerra, sino que aseguraba que los servicios de inteligencia británicos habían falseado informaciones relativas a Saddan Husein. En opinión de Robin Cook, el dictador iraquí ni disponía de armas de destrucción masiva ni era aliado de Bin Laden en la expansión del terrorismo internacional.

Sin embargo, hasta ese día, justo 24 horas después del terrible atentado ocurrido en el suburbano de Londres, Cook había decidido mantenerse en un segundo plano. Su visceral disciplina política le había llevado a callarse, pero la muerte de 55 de sus compatriotas como consecuencia de un atentado atribuido de inmediato al terrorismo islamista le invitó a romper su silencio. Lo hizo en las páginas del diario The Guardian. Sorprendentemente, sus palabras no provocaron el terremoto político esperado. La alianza entre los medios de comunicación británicos para no mostrar fisuras -aunque eso supusiera faltar a la verdad de forma flagrante- de cara al enemigo terrorista surtieron su efecto. Sin embargo, las declaraciones de Cook fueron nítidas y rotundas: "Al Qaeda es un gigantesco invento de los servicios de inteligencia occidentales. Originalmente, fue un fichero informático en donde estaban registrados los soldados islá­micos apoyados por la CIA para combatir contra los rusos en Afganistán".

De este modo, Cook se aliaba con las llamadas teorías conspirativas, con la diferencia de que él sí había accedido a información sensible en los archivos secretos de su país. Contradecía así las tesis del primer ministro Tony Blair, que había elogiado en público el informe de 800 páginas del Congreso de los Estados Unidos en donde se plasmaban los resultados de la Comisión de Investigación del 11-S. En dicho escrito se ocultan los tratos mantenidos entre la CIA y Bin Laden, a quien se atribuye de manera unilateral el nombre de la red Al Qaeda. Para Cook, ni siquiera esa denominación era de origen islamista. Es más, implicaba a su propio país en el desarrollo de la red terrorista, por ejemplo, cuando a mediados de los noventa se entrenó y financió a grupos kosovares que luchaban contra Serbia en la guerra de la antigua Yugoslavia.

Servidor ya había desempolvado varios informes elaborados en el Senado de Estados Unidos en 1996, los cuales mostré en el libro La Jugada Maestra -Ed. Temas de Hoy-. Dichos documentos demostraban que la OTAN, junto a Estados Unidos, España o el Reino Unido, habían apoyado la creación de una red en Europa de captación de soldados islámicos para ingresar en las filas de los grupos liderados por Bin Laden y su lugarteniente Al-Zawahiri en Kosovo. Parte de esas redes utilizaron mezquitas radicales en el Reino Unido para proporcionar muyahidines a Al Qaeda, pese a que dicho nombre jamás fue utilizado, ya que sólo era el apodo del fichero informático. En esas redes de captación participaron de forma abierta los servicios de inteligencia británicos, como por ejemplo el MI-5. Se utilizó, por ejemplo, la mezquita de Fisbury Park en Londres, en donde impartía sermones Abu Qutada, un extremista de origen jordano a través del cual se hizo llegar dinero y hombres a las redes islamistas. Entre quienes formaban parte de esa red se encontraban algunos presuntos terroristas procedentes de España y que acaban de ser juzgados por pertenencia a banda armada.

Tras los atentados del 7-J, el propio Abu Qutada ha sido expulsado del país. Sin embargo, en ningún momento se han mencionado la existencia de informes del Servicio de Migración del Reino Unido, en donde se detallan los tratos del MI-5 con este integrista. Tales escritos han sido prácticamente silenciados. Tampoco se ha recordado cómo, tras su primera detención, Abu Qutada fue protegido en secreto por el MI-5 en una vivienda del norte del Reino Unido por espacio de varios meses. Éstas y otras informaciones similares sitúan al gobierno de Londres en la misma esfera de responsabilidad que al de Washington.
El propio Robin Cook señalaba en su opinión publicada por The Guardian que la coincidencia temporal entre los atentados de Londres y la reunión del G-8 en Escocia -los líderes de los siete países más industrializados y Rusia- había venido muy bien para que el presidente de los Estados Unidos lograra capitalizar dicha cita, reiterando la necesidad de combatir atentados como el de Londres por la vía militar. Y es que a nadie escapaba que los muertos del suburbano hicieron desaparecer de la escena mediática a las decenas de miles de jóvenes congregados en Gleneagles (Escocia) para exigir a Bush y Blair que lucharan contra el hambre en el mundo.

“EL TERRORISMO ES UN MITO”, DICE OTRO MINISTRO

Por cierto, Robin Cook falleció apenas una semana después de sus declaraciones víctima de un infarto de miocardio. Hasta ese momento, su salud había sido de hierro. Sus últimas palabras en público fueron las ya mencionadas respecto al origen real de Al Qaeda. Ya no podrá desvelar más tramas ocultas del Poder al que perteneció... Pero él no fue el único político de alto nivel que efectuó revelaciones embarazosas al respecto.

Conviene citar aquí a otro de los ministros de Blair que abandonaron su cargo a raíz de la guerra de Irak. Es Michael Meacher, titular de Medio Ambiente entre mayo de 1997 y junio de 2003 que, recientemente, publicaba en la revista catalana El Viejo Topo un texto que, en condiciones normales de libertad mediática, habría causado un maremoto político. Su escrito se titulaba "El cuento de la guerra contra el terrorismo". Aseguraba ahí que la realidad sobre los acontecimientos del 11-S "no se ajusta a la versión oficial y es mucho más siniestra de lo que imaginamos". Explicaba que existe un plan norteamericano para impulsar corrientes bélicas a partir del terrorismo internacional, que necesitaba un aliado clave: su propio país. Por ello abandonó el gobierno, ya que "el terrorismo actual es un pretexto para conseguir objetivos geopolíticos estratégicos, porque toda esta guerra contra el terrorismo tiene la pinta de ser un mito político propagado para hacer tragar más fácilmente un plan de hegemonía mundial, consolidando por la fuerza el suministro del petróleo". Además, para el ex ministro, los actuales atentados y la guerra contra el terror es "una pantalla de humo de carácter político que se reduce a que Estados Unidos y el Reino Unido están empezando a quedarse sin suministro energético".

En la actualidad, gracias a las normativas implementadas tras el 7-J en Londres, declaraciones como las efectuadas por los dos políticos citados podrían ser consideradas como delictivas. Y es que según el paquete de medidas aprobadas por Tony Blair, quien cuestionare el ordenamiento político británico "incitando aunque fuera de forma indirecta" a posibles terroristas, podrían ser expulsados del país. De hecho, algunas páginas web críticas con las versiones oficiales sobre Al Qaeda ya han empezado a ser clausuradas. También al otro lado del Atlántico ocurre algo similar, y es que el Departamento de Estado publicó a finales de julio un informe en el cual se situaba en la órbita de los enemigos de Estados Unidos a aquellos periodistas que estaban divulgando determinadas informaciones contrarias a la versión oficial. Que le apunten a un servidor...

Muchas cosas han cambiado. No es necesario remontarse mucho tiempo atrás. Exactamente, al 11 de enero de 2000. En esas fechas, el presidente de los Estados Unidos era Bill Clinton y la jefa de la diplomacia norteamericana Madeline Albraight, quien recibió un escrito firmado por algunos altos mandatarios, entre los que se encontraban el jefe de la CIA George Tenet -que permaneció en el cargo hasta después del 11-S-, o el director del FBI Louis Freeh -que fue cesado de su puesto siete días antes del 11-S-. Ambos solicitaban a Albraight que se incluyera al Reino Unido en la lista de países que apoyaban al terrorismo islámico. Sobra decir que la propuesta no fue aceptada, pero las motivaciones que llevaron a Tenet a firmar el escrito siguen siendo una incógnita.

Curiosamente, bajo su mandato, el delegado de la CIA en Emiratos Árabes Unidos mantuvo una reunión con Bin Laden dos meses antes del 11-S, según confirmó la prensa francesa y periodistas como Richard Labéviere en el mismo lugar de los hechos, el Hospital Americano de Abu Dabi. Lo que ocurrió en esa cita es un gran misterio, del mismo modo que lo son los inexplicables fallos de la CIA, que tenía controlados a varios de los implicados en el 11-S pero que no actuó contra ellos. Sin embargo, las coyunturas políticas han provocado un alejamiento entre George Bush y su tocayo Tenet, destituido al frente de la CIA en 2004. Este último afirmó, a primeros de septiembre de 2005, que podría desvelar "informaciones muy comprometedoras para Washington sobre su papel en el 11-S".

En ese escrito se dan determinadas pruebas sobre cómo el alto mando en Londres sostiene y ampara ciertas organizaciones armadas. Cita el caso de Hamas, la organización palestina acusada por Israel de terrorismo, que fue un invento israelí con objeto de que sus acciones sirvieran para extender la represión. Curiosamente, la misma mañana del 7-J se encontraba en Londres el ministro de Economía de Israel, Benjamin Netanyahu. Se alojaba en un hotel próximo a donde se produjeron los atentados. Curiosamente, minutos antes de las explosiones recibió un aviso por parte de Scotland Yard -así lo publicó Associated Press- para que se mantuviera en su hotel ya que podría producirse un atentado.

AL Qaeda contra Gadafi...

En febrero de 1996, una bomba estalló muy cerca del lugar en donde Muamar El Gadafi presidía un desfile militar. Varias personas murieron, pero el presidente de Libia salió ileso de un atentado que se atribuyó a Tunworth, rama terrorista vinculada a Bin Laden. Se emitió entonces una orden de detención contra Bin Laden y un terrorista islamista llamado Anas al Liby. Poco después, este terrorista fue identificado en Londres, pero lejos de ser entregado a Gadafi, recibió asilo político hasta mayo de 2000. La incomprensible acción fue aclarada poco después por un hombre llamado David Shayler, ex espía del MI-6, que efectuó comprometidas declaraciones a la BBC, que posteriormente nunca volvieron a emitirse. Gracias a los datos proporcionados por él se ha sabido la verdad: dos agentes del MI-6 -el servicio de inteligencia exterior- se infiltraron en una célula islámica para convertirla en un grupo terrorista. Dichos agentes tenían los nombres en clave, PT16 y PT16B. Hoy se sabe que se llaman Richard Bardett y David Watson. Movilizaron al grupo hasta que colocaron la bomba contra Gadafi...

Puntos oscuros

Sobre la implicación de elementos del poder en el terrorismo internacional ya se ha escrito mucho. Los atentados de Londres del 7-J no han hecho más que incidir en esa dirección. A las informaciones que revelaba ENIGMAS sobre la relación de algunos implicados con los servicios secretos y a la existencia de un ejercicio de simulación la misma mañana de los hechos –que fueron llevadas a cabo por una empresa que trabaja para el gobierno que, la mañana del 7 J ensayaba antes de las explosiones cómo afrontar un atentando terrorista en el Metro- hay que sumar nuevos datos casi escalofriantes. Según han confirmado varias fuentes a ENIGMAS, en la Bolsa de Londres y Nueva York se especuló de forma sobresaliente con los precios del oro en los días previos al atentado. Sólo el conocimiento previo de una crisis puede movilizar las cantidades de oro material que se movieron justo antes de las explosiones. Además, hubo algunas empresas petrolíferas que manejaron cantidades de dinero muy importantes en su propio beneficio. Periódicos como El Mundo -17 de julio de 2005 ­atribuyeron esos movimientos a ejercicios en el parqué del propio Bin Laden. Sin embargo, los flujos económicos manejados no salieron en ningún momento de los circuitos del gran capital. Como si alguien hubiera sabido qué iba a pasar...

Otra de las informaciones que inquietaron durante las primeras semanas a los investigadores eran los nulos elementos probatorios de conexión entre Al Qaeda y los autores de la matanza. Sin embargo, la prensa británica de inmediato se hizo eco de una reivindicación de los atentados que apareció en un foro de Internet. Dicha reivindicación venía firmada por la desconocida "organización secreta de Al Qaeda en Europa". Más allá de este punto, los medios de comunicación no dijeron nada. Nosotros sí: la web en la que se colgó desde el servicio de administración es al­qal3ah.com. Le seguimos la pista y descubrimos que el servidor en el cual estaba registrada era Everyone's Internet, cuyos clientes son grupos islámicos de Qatar y páginas pornográficas. Pero a esta extraña peculiaridad hay que sumar otra: el dueño del servidor es Roy Marsh, empresario de Houston que mantiene amistad con George Bush desde los años setenta y con quien hizo negocio cuando el actual presidente norteamericano "sólo" era gobernador de Texas...

¿COMO LLEGARON LOS TERRORISTAS A LONDRES? LAS MENTIRAS DE SCOTLAND YARD SOBRE SU ÚLTIMO VIAJE

Días después del 7-J, las autoridades británicas dieron a conocer varias imágenes que mostraban a los terroristas implicados en los atentados. En ellas se observaba a los mismos entrando en la estación de Luton para desde allí tomar un tren que les llevaría a King Cross, el intercambiador de Londres desde el cual los islamistas habrían partido en varios trenes donde harían detonar los explosivos que llevaban encima. La cronología oficial de los momentos previos a los atentados fue la siguiente:

07.22 horas: los cuatro terroristas se disponen a entrar en la estación de Luton con mochilas tras dejar su coche en el aparcamiento. Las cámaras de seguridad filman su entrada en las instalaciones.
07.40 horas: los suicidas toman el tren que parte de Luton hacia Londres.
08.16 horas: llegan a King Cross en Londres.
08.26 horas: los terroristas se separan para tomar cada uno de ellos diferentes trenes. Justo a esa hora, uno de ellos, Hasib Hussain, es filmado cuando se dirige hacia el metro.

Sin embargo, esta versión oficial que permanece inamovible no se ajusta de ningún modo a la verdad de los acontecimientos. Las pesquisas conducidas por los investigadores Nick Kollerstrom y James Stewart son suficientes para afirmar que Scotland Yard ha falseado de forma consciente estos datos. La primera y fundamental razón para justificarlo la proporcionan los funcionarios encargados de la institución de control de horarios -Thameslink- de los trenes británicos Chris Hudson y Marie Bernes. Y es que el tren que partía de Luton a las 07.40 horas fue anulado la mañana del 7-J. Por lo tanto, los terroristas jamás lo pudieron haber tomado. ¿Por qué distribuyó esa información falsa el gobierno del Reino Unido?

Como justificación, puede decirse que tomaron el siguiente en partir hacia King Cross. Dicho tren salió de Luton a las 07.30 horas, pero aquella mañana salió con 12 minutos de retraso, razón por la cual llegó a Londres a las 08.39 horas. Sin embargo, la fotografía de uno de los supuestos terroristas en Londres fue tomada a las 08.26 horas, según la versión oficial. Dicho sea de paso, el horario no aparece en la fotografía de Hussain que ha sido desclasificada. ¿Cómo pudo llegar el terrorista de la mochila a Londres 13 minutos antes del tren en el que podría haber viajado? Evidentemente, es imposible.

Si la fotografía de Hussain -en la que además no hay ninguna otra referencia visual que pueda servir para identificar dónde estaba y qué hora era, con lo cual sólo podemos tener fe ciega en la versión oficiar fue tomada en King Cross a las 08.26 horas, habría que investigar a qué hora llegaron los trenes procedentes de Luton esa mañana. Tras revisar los listados de horarios, sólo queda una opción: el tren que partió de la estación original a las 07.24 horas y que llegó a Londres a las 08.23 horas. ¿Pudieron haber tomado ese tren los terroristas a sabiendas de que entraron por la puerta de la estación a las 07.22 horas? Kollestrom y Stewart reconstruyeron los pasos que tuvieron que dar los terroristas para alcanzar a tiempo el andén 3 de donde partió el tren. Emplearon en hacerlo 3 minutos y 35 segundos. Ante estos datos sólo queda por concluir que es imposible que pudieran tomar ese tren, ya que los investigadores no contabilizaron el tiempo que pudieron haber perdido un mínimo de dos minutos según la reconstrucción que efectuaron en comprar los billetes para subirse al tren. Es, por tanto, imposible que la versión oficial sea cierta.

La única forma de aclarar el extraño entramado sería dar a conocer las imágenes tomadas por las decenas de cámaras de seguridad existentes en el hall de la estación de Luton, así como las cuatro que vigilan las taquillas y las seis que filman el andén 3 de la estación. Pero ninguna de esas imágenes se ha dado a conocer... ¡no existen! Bueno, eso dicen.

EL FRAUDE AL DESCUBIERTO: EL GOBIERNO NO DIJO LA VERDAD
El misterio del explosivo de Londres


El explosivo utilizado por los presuntos suicidas del atentado de Londres es un auténtico enigma, las primeras filtraciones por parte de los servicios de seguridad mencionaban la posibilidad de que se tratara de materiales de origen militar similares a los utilizados por las redes terroristas en Irak. Sin embargo, 72 horas después de los atentados, las versiones oficiales ofrecieron una radiografía de los artefactos: cada una de las bombas estaba compuesta por 4,5 kg de peróxido de acetona, "un explosivo habitualmente utilizado por Al Qaeda”. Desde el primer día, el apagón informativo afectó de lleno al contenido de las bombas que estallaron en los tres vagones de metro y en el autobús de la línea 30 de Londres. No pudo evitarse que se dieran a conocer referencias bien precisas que achacaban las explosiones a RDX o a SEMTEX, ambos explosivos utilizados por diferentes ejércitos, entre ellos por el norteamericano en Irak. Una de las características de estos explosivos es su gran poder destructivo con tan sólo unos pequeños cartuchos rectangulares. De haberse confirmado la teoría inicial, la Administración británica se veía en la obligación de explicar qué rutas había seguido dicho explosivo, debido a que aún pudiéndose adquirir en el mercado negro, su origen casi siempre se encuentra en el entorno de instituciones militares. Pero el debate se quebró, ya que según fuentes oficiales, se trató de un explosivo casero, fácil de fabricar y habitual en Al Qaeda peróxido de acetona -PO-. Incluso algunos medios aseguraban que dentro de las redes islámicas se conocía a este tipo de bombas como "madre de Satán".

Así las cosas, el apagón informativo se quebró con una pequeña ráfaga de luz que sirvió para detener cualquier debate al respecto en la opinión pública. Poca relevancia tuvo el hecho de la aparición el 18 de julio de las únicas dos imágenes conocidas hasta la fecha, en las que se observa a los suicidas con mochilas cargadas de explosivos. Efectivamente dichas mochilas estaban cargadas, pero, ¿de qué? La simple observación nos lleva a la conclusión de que dichas mochilas de viaje están cargadas con al menos 20 kilogramos de material. Sin embargo, quienes escribieron tal cosa- “mochilas cargadas de explosivos”- habían escrito sólo un día antes en sus mismos medios que las bombas pesaban apenas 4,5 kg, tal y como afirmaba Scotland Yard. Entonces, ¿qué contenían los otros 15 kg de las mochilas?

A estas primeras cuestiones conviene añadir otras. En la misma jornada de los atentados, algunos testigos del autobús que estalló aseguraban haber visto a “un joven manipulando nervioso el interior de una bolsa”. Dicho testimonio precedía de, entre otros, el conductor del vehículo. Posteriormente, se identificó al joven manipulando la bolsa con Hasib Husein, el suicida que detonó su explosivo –casi una hora después de que se produjeran las otras detonaciones- en la segunda planta del autobús de la línea 30 de Londres. Ese terrorista aparece en una fotografía de las cámaras de seguridad de la estación de Metro de King Cross poco después de separarse del resto de compañeros suicidas. En dicha imagen no aparece con ninguna bolsa, sino con una mochila a su espalda que curva su columna y que difícilmente contenía sólo algo de 4,5 kg. Pero el proceso de “lavado de verdad" convirtió el testimonio original del muchacho manipulando la bolsa en otra cosa: "Se le observó manipulando, nervioso, una mochila".

Por desgracia, muy pocos periodistas quisieron contrastar la información respecto al peróxido de acetona. La poderosa maquinaria informativa de Sotland Yard abrigada por la BBC fue suficiente prueba de validez para algunos. Pocos se plantearon cuál era el origen de la seguridad oficial al decir que las bombas eran de peróxido de acetona, a tenor de que no se encontraron restos explosivos. Digamos que el origen de aquella información radicaba en el hallazgo en la estación de Luton de un coche, en el cual habrían viajado los suicidas, que contenía acetona o incluso bombas sin estallar. Algo similar se encontró en uno de los pisos de los presuntos suicidas en Leeds. Lo que se olvidó citar Scotland Yard es que en el bario donde vivían los terroristas existe un fuerte índice de contrabando de drogas y la acetona es, por defecto y efecto, el principal ingrediente para limpiar la coca y el caballo. También se lo olvidó citar a Scotland Yard que, detrás del rimbombante término -acetona- se esconde un producto más común: quitaesmalte. Y es que el peróxido de acetona no es sino quitaesmalte de uñas cristalizado con agua oxigenada...

Muy pocos periodistas acudieron a conocedores de "guerrillas" urbanas, mezclas químicas peligrosas, etc. Ahí existe un verdadero submundo al que nosotros sí hemos acudido y en cuyo seno hemos encontrado a químicos. Ahí nos han aclarado mucho las cosas. Pero la claridad de lo que hemos encontrado no hace sino emborronar la información oficial. Y no hemos hecho nada que cualquier periodista con un poco de tesón y amor por la profesión no hubiera podido hacer. ¿Qué nos han dicho? Inquietante: "Que sepamos no existe un óxido de acetona que sea explosivo; de hecho, casi ningún óxido es explosivo, obviamente salvo el oxígeno puro, el nitroso, el trióxido de xenón, el de etileno, que en realidad sólo es inflamable...". Sorprendente: ¡según la versión oficial, las bombas no estaban compuestas por ningún explosivo! Y los medios de comunicación sin Contado... ¿Por qué? Quizá por la presión informativa de Scotland Yard, que de inmediato afirmó lo siguiente: "Esta sustancia explosiva aparece citada entre las bombas que se pueden fabricar según los manuales de Al Qaeda encontrados en Afganistán en 2001". Pues bien: efectivamente, un supuesto manual de AI Qaeda fue localizado en el ordenador de una casa de Kandahar en Afganistán durante una redada norteamericana. Dicho manual siempre tuvo visos de ser apócrifo y ni siquiera es obra de nada parecido a Al Qaeda, sino que su encabezamiento reza así: "Manual de normas del guerrero islámico", lo que traducido es muyahidin al qaeda, es decir, no hace alusión al supuesto grupo sino al significado del término "al qaeda" en minúsculas: "normas básicas". Pero si uno lee dicho documento descubre algo interesante: el peróxido de acetona no aparece como explosivo, sino que simplemente lo hace en otra sección dedicada a las sustancias químicas tóxicas que pueden utilizarse para provocar problemas respiratorios al enemigo. En suma: las autoridades británicas mienten sobre el carácter del peróxido así como sobre el presunto uso dado por Al Qaeda a ese producto.

Sin embargo, esas mismas autoridades acuden a antecedentes para asociar dicho explosivo a Al Qaeda. Y lo hacen aludiendo a Richard Reid, el "terrorísta del zapato", que en 2001 fue detenido cuando presuntamente intentaba hacer detonar su explosivo en el interior de un avión de pasajeros. Las referencias que se han publicado en estos días sobre dicho atentado aluden a que Reid portaba como explosivo peróxido de acetona. Afortunadamente, los más de 50 metros de estanterías con informaciones sobre terrorismo islamista en nuestro archivo han puesto al descubierto lo fácil que es reescribir la realidad: Richard Reid portaba 200 gramos de un derivado de pentaeritrita, es decir, explosivo militar C-4. Lo que han ocultado actualmente las autoridades es que Reid llevaba encima, efectivamente, unas decenas de gramos de peróxido de acetona, pero no como explosivo, sino como iniciador de la bomba. Y es que nuestras fuentes también lo confirman: "Lo más probable es que en las bombas de Londres se haya utilizado el peróxido como iniciador, algo que se ve perfectamente al mirar las fotos de los trenes, no sabemos qué se habrá usado, pero los peróxidos no tienen ese poder destructivo".

En resumen: la maquinaria comunicativa sobre los explosivos utilizados en Londres no ha servido sino para ocultar la verdadera naturaleza de lo que estalló el 7-J. De haber contenido aquellas mochilas peróxido de acetona, este producto era, a lo sumo, lo que inició una bomba de otras características cuyo contenido, por alguna razón, se oculta a la opinión pública.

www.islamyal-andalus.org/control/noticia.php?id=811

_________________
Frederick Guttmann R.

www.youtube.com/FrederickguttmannR
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
La farsa del atentado terrorista en Londres

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al tema  

Crear foro gratis | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para hosting especialidado en foros phpbb ssd en Desafiohosting.com