ALL FOR JESUS
ALL FOR JESUS
Un foro cristiano
Responder al tema
La NASA y los OVNIs
freddy


Registrado: 16 Nov 2006
Mensajes: 396


Responder citando
Los astronautas hablan:
“NASA oculta información sobre encuentros con O.V.N.I.s”

James McDivitt (ex astronauta de la NASA):

El 4 de junio de 1.965, la cápsula Géminis I circulaba la Tierra, a bordo iban los astronautas Edward White y James McDivitt. Fue éste quien observó un objeto extraño ovoide, con especie de brazos, mientras volaban a la altura de Hawai. McDivitt, inmediatamente comenzó a filmarlo. Al difundirse la noticia, la Fuerza Aérea rápidamente informó a la prensa que se trataba simplemente del satélite Pegaso II, el cual según fuentes oficiales se hallaba a tan solo 15 Km. de la órbita del Géminis. Algo totalmente falso, el Pegaso II se hallaba realmente a 2.000 Km. de la cápsula. Un representante de la NASA declaro: "Después de un estudio de la película tomada por McDivitt desde la cápsula, no se ha hallado nada que se parezca a un satélite".

Durante 1.965, el US Federal Bureau of Investigation (FBI) supo de una fuente confidencial que un informador de la NASA estaba "filtrando" encubiertamente información sobre O.V.N.I.s Los receptores eran dos personas de Pittburg que, según el FBI, tenían un interés personal en los O.V.N.I.s y estaban de acuerdo con un empleado de la NASA. En un expediente del FBI, de fecha 2 de septiembre de 1.965, se dice: "La fuente cree que la información puede ser clasificada. Por ejemplo, la fuente dijo que [censurado] había visto una filmación en la que se veía un misil separándose de un ovni que aparecía en la pantalla. Antes del vuelo del Gemini IV, [censurado] dijo que veía algo interesante, porque la nave espacial tenía a bordo dispositivos para detectar ovnis...".

La documentación del FBI sobre este caso pone de manifiesto dos puntos importantes: la referencia de una filmación en la que se muestra un ovni en vuelo, confirma que la NASA está en posesión de datos sobre los ovnis que oculta al público. En segundo lugar, la mención de la misión Gemini IV. Uno de sus pilotos, James McDivitt, confirmó que, durante la misión, vio con seguridad una forma de objeto no identificado.

Aunque McDivitt no cree que el objeto fuese anómalo, no se adhiere a la teoría del escéptico James Oberg, según la cual el objeto era simplemente la segunda etapa del cohete Titán que lanzó el Gemini IV. Como el investigador afirma en su libro de 1.996, Beyond Top Secret, "si éste fue el caso, el único enigma que queda es el aparente fallo de McDivitt en reconocer su propio cohete".

El astronauta James Mcdivitt declaró: "Mi observación de los OVNI fue hace mucho tiempo en 1.965 durante la misión espacial Gemini IV. Estaba mirando por la ventanilla cuando vi un objeto cilíndrico al cual estaba atado un tubo o una antena. La foto que fue revelada por desgracia no correspondía en absoluto al objeto que había visto. Se parecía más bien a manchas de luz."

John Glenn (ex astronauta, coronel del ejército y senador de EE.UU.):

"Nunca conoceremos la verdadera respuesta", dijo el antiguo astronauta y senador de los Estados Unidos en una telecomedia recientemente emitida: "Aún así, vimos cosas allá fuera, cosas extrañas...".La nutrida audiencia de un programa que ocupa el horario estelar de la televisión estadounidense pudo contemplar a Glenn en una situación ficticia en la que desnudaba su alma ante los micrófonos de un programa radiofónico sin saber que estaba siendo grabado: "Sabemos perfectamente lo que vimos allí fuera, pero no podemos contar nada". Glenn se refirió a otra conocida emisión radiofónica, la dramatización que en 1.938 se hizo de la novela de H. G. Wells “La Guerra de los Mundos”, que causó un verdadero ataque de pánico colectivo en los Estados Unidos cuando miles de oyentes creyeron realmente que la Tierra estaba bajo un ataque alienígena. La reacción del público ante la magnífica emisión del Orson Welles “Mercury Theater” es citada con demasiada frecuencia como la razón por la que la presencia alienígena en nuestro planeta no puede ser dada a conocer públicamente. Dependiendo de las estadísticas que se citen en cada momento, el 50% o más del público norteamericano creen en la posibilidad de que existan O.V.N.I.s o inteligencias extraterrestres actuando en nuestro planeta.

El Senador, coronel John Glenn, primer astronauta americano declaró: "Ciertos informes sobre los OVNI son justificados." Y varios años más tarde durante un show televisado en la cadena americana BC, el martes 6 de marzo de 2.001: "En aquellos gloriosos días, me encontraba incómodo cuando se nos pedía declarar cosas que no queríamos y negar otras. Algunos nos preguntaban, usted lo sabe ¿estaban solos allí arriba? Nunca hemos contestado la verdad, y sin embargo hemos visto cosas allí, cosas extrañas, pero sabemos lo que hemos visto allí arriba. Y realmente no podíamos decir nada. Nuestros superiores temían mucho esto, temían algo parecido a la guerra de los mundos, y del pánico general en las calles. Por consiguiente, debíamos callarnos. Y ahora sólo vemos esas cosas durante nuestras pesadillas o acaso en películas, y algunas se acercan mucho a la verdad"

Gordon Cooper (ex astronauta de la NASA y Mayor del ejército de EE.UU.):

"Durante la década que preste mis servicios en el cuerpo de astronautas de la NASA, ni yo, ni ninguno de mis compañeros fuimos adoctrinados sobre lo que tendríamos que hacer o que decir en el caso de avistar un ovni en el transcurso de una misión", escribió en su autobiografía, que llevaba por título “Leap of Faith”.

En 1.985, el astronauta Gordon Cooper, uno de los primeros que orbitaron la Luna, compareció ante un grupo de asesores de la ONU presidido por el entonces secretario general Kurt Waldheim, e hizo una alarmante advertencia: “Creo que esas naves extraterrestres y sus tripulaciones que visitan la Tierra desde otros planetas son de un modo evidente tecnológicamente más avanzados que nosotros. Pienso que nos hace falta un programa coordinado de muy alto nivel para recolectar y analizar científicamente los datos del planeta entero sobre los varios tipos de encuentros con el fin de determinar la mejor forma de actuar amigablemente con nuestros visitadores. Primero haría falta mostrarles que hemos aprendido a resolver nuestros problemas de manera pacífica y no por la guerra, antes de verse aceptados como miembro completo del equipo universal.

Tal admisión ofrecería a nuestro mundo posibilidades fantásticas de progresos en todos los ámbitos. Entonces parecería cierto que las Naciones Unidas poseen un derecho adquirido para tratar este tema de un modo apropiado y rápido. Durante años, he vivido con un secreto, el secreto impuesto a todos los especialistas y astronautas. Ahora puedo revelar que cada día, en Estados Unidos, nuestros radares detectan objetos de forma y naturaleza desconocidas. Existen miles de informes de testigos y muchos documentos que lo prueban, pero nadie quiere publicarlos. ¿Por qué? Porque las autoridades temen que la gente imagine una especie de invasores horribles. Entonces la consigna permanece: Debemos evitar el pánico a todo precio.”

Los argumentos de Cooper para esta declaración eran que había estado en la periferia de las grandes regiones por las que "ellos" se mueven. Además dijo: “En 1.951, durante dos días tuve ocasión de observar muchos objetos de diferentes tamaños que volaban en formación... a una altura mucho mayor de la que podíamos alcanzar".

El Mayor Gordon Cooper negó formalmente haber visto un OVNI durante un vuelo espacial, sin embargo vio OVNIs en los años 50 mientras era piloto de caza en Alemania. Gordon Cooper dijo: "Durante varios días seguidos observamos vehículos metálicos en forma de platillos, en muy altas altitudes por encima de la base aérea, y tratamos de acercarnos a ellos, pero eran capaces de cambiar de direcciones mucho más de prisa que nuestros cazabombarderos. Creo verdaderamente que los OVNI existen y que los auténticos casos inexplicados emanan de otra civilización tecnológicamente avanzada. Dada mi experiencia aeronáutica y espacial, creo tener una idea bastante precisa de lo que piensa todo el mundo en este planeta acerca de las capacidades de sus resultados, y estoy convencido de que por lo menos algunos de esos OVNI no vienen de la Tierra.” Omni, Vol. 2, N° b, marzo de 1.980.

En otra entrevista, luego declaró: "Hasta donde tengo entendido, hubo muchísimos ejemplos de observaciones de OVNI inexplicados en el mundo para eliminar la posibilidad de una vida extraterrestre."

En mayo de 1.963, en vuelo orbital a la altura de Australia, Gordon Cooper se vio repentinamente seguido por una misteriosa luz, siendo visto el extraño objeto también desde tierra por varias personas. Luego Gordon Cooper declaró: “…estoy convencido de que eran de origen extraterrestre”. En ese mismo vuelo, la comunicación entre el astronauta Gordon Cooper, a bordo de la nave espacial Faith 7, y el centro de control de Houston fue interrumpida por misteriosas interferencias de una voz extraña e ininteligible. Está intromisión se registró en una banda de transmisión exclusiva para los astronautas.

Edgar Mitchell (ex astronauta de la NASA):

Miembro de la tripulación del Apolo 14 de la NASA, ha asegurado que seres extraterrestres visitaron el planeta Tierra durante los últimos 60 años, así señaló en una entrevista en Radio Kerrang el 23 de julio de 2.008. Actualmente tiene 77 años y asegura que la NASA oculta información y que él es consciente de muchas visitas de Ovnis a nuestro planeta pero han sido encubiertas, pero que algunas se han ido filtrando y las han conocido. Es autor de los libros “Psychic Exploration: un reto para la Ciencia”, de “The Way of the Explorer Putnam 1996” y “El Camino del Explorador”. También suele dar conferencias en diferentes universidades del mundo.

Edgar D. Mitchell, quien, entre otros, declaró en 1.971: "Todos sabemos que los OVNI son reales. La cuestión es: ¿De dónde vienen?"

Por otra, parte declaró que creía que unos aparatos militares utilizaban una tecnología derivada de una nave extraterrestre capturada y desmantelada. Este supuesto secreto se mantuvo durante decenios bajo la férula de un gobierno paralelo independientemente del presidente y de las más altas autoridades del Pentágono.

Durante una conferencia pública, declaró: "Cuando estuve en la Luna, hace 26 años, creer que éramos el centro biológico del universo formaba parte de la sabiduría popular, religiosa y filosófica. Pocas, si es que quedan algunas, gentes cultas y cultivadas siguen aceptando tal teoría." "Yo estoy convencido de que existen otras formas de vida en el universo. La cuestión es saber cuál es su grado de desarrollo, cuántos miles de años de adelanto más que nosotros. Según lo que sé hoy, lo que he visto y experimentado, pienso que las pruebas son seguras y muchas de ellas están clasificadas top secret por el gobierno."

Luego, el 4 de diciembre de 1.991, durante una conferencia organizada por el Instituto de Ciencias Noetic, en Nueva York: "En los dos o tres últimos años he cambiado mi opinión -en los dos últimos años para ser más preciso- para sugerir que disponemos ahora de bastantes pruebas, que necesitamos realmente un debate serio y abierto y una desclasificación de las informaciones, que, de ello no cabe duda, el gobierno y otros gobiernos poseen, y que eso forme parte de nuestros conocimientos oficiales...

Ahora, sea verdad o no, eso merece una investigación seria. Hay demasiado humo para que no haya fuego...

Si eso es real, ocupémonos de ello abiertamente; rompamos los cerrojos que esa burocracia ha impuesto a todo el asunto. Hay bastantes pruebas que demuestran con claridad que esas informaciones están ocultadas. ¿Hasta dónde podríamos llegar con todo eso? no lo sé."

Conexión radio atribuida a la misión Apollo XIV en 1.971, que hubiera sido" pirateada por radio aficionados", negada por la NASA ¡por supuesto!:

Astronauta: "¿Qué es eso?"

Houston: "No se preocupen, sigan con su misión."

Astronauta: "¡Chavales! Es fantástico, ¡no se lo pueden imaginar!"

Houston: "Roger, estamos enterados. Vayan al otro lado, ¡vuélvanse al otro lado!"

Astronauta: "¡Dios mío! ¿Qué puede ser? Ahora! hay luz por allí!"

Houston: "¡Interfieran las comunicaciones!"


Frank Borman:

En diciembre de 1.965, los astronautas Frank Borman y James Lowell, a bordo de la cápsula Géminis VII experimentan una extraña visión, por lo cual comunican a Houston:

Borman: "Muchachos, tenemos un espantapájaros sobre nuestras cabezas, un poco hacia la izquierda. Por favor, miren de nuevo…"

Houston: "¿No será una de las fases del cohete impulsor Titán lo que están viendo?"

Borman: "Negativo, este es un objeto volador no identificado. No se trata de un cohete impulsor… Sabemos muy bien donde se encuentra el Titán…"


John Young:

El 19 de julio de 1.966, los astronautas John Young y Michael Collins a bordo de la cápsula Géminis X batían el record de altura de ese entonces, con 761 Km. Entusiasmados por la hazaña lograda, quedaron estupefactos al ver que tenían compañía: dos luces rojas en el espacio delante de ellos, que se movían a la misma velocidad y en la misma dirección que la Géminis. Se produjo la siguiente comunicación:

Young: "Tenemos dos objetos brillantes en nuestra ruta orbital. No creo que sean estrellas. Van a la misma velocidad que nosotros".

Base: "¿Hacia qué parte están? Si puedes darnos una orientación quizás podamos seguirlos".

Cuando Young empezaba a describir lo que estaba viendo, sospechosamente el sistema de comunicación fue silenciado por más de un minuto. Cuando se le volvió a oír, Young, parecía haber recibido instrucciones, fue entonces cuando "supuso" que había estado viendo algún satélite. Esto fue lo que comunico: "¿Acaban de desaparecer…! Supongo que serian alguna especie de satélite".

Más tarde, oficialmente se dijo que los objetos habrían sido trozos del cohete Saturno que hizo explosión días antes. Pero, como las explicaciones oficiales siempre resultan ser infundadas, esta no sería una excepción. Si realmente eran trozos de cohete ¿Por qué estos trozos se decidieron a acompañar a la Géminis X a su misma velocidad? Y si fuera cierto que sus orbitas coincidían con la de la cápsula espacial ¿Cómo es posible que abandonen su recorrido y se desvanezcan tan súbitamente?

James A. Lovell:

Existe una impresionante fotografía que fue tomada durante la misión espacial del Géminis 12, el 12 de noviembre de 1.966. Los análisis han demostrado que el OVNI que aparece en el ángulo superior derecho es un objeto distante, pero la NASA afirma que, en realidad se trata de desperdicios que habían sido arrojados desde la propia cápsula Géminis. El astronauta James Lovell logró fotografiar a un objeto alargado en movimiento, quizás una nave nodriza, que hacia acto de presencia mientras el astronauta se encontraba en plena actividad extra vehicular. Aquí nuevamente se dio la versión oficial que se trataba de chatarra espacial.

Durante el vuelo con Edwin E. Aldrin, James A. Lovell declara que ha visto: "Cuatro objetos en línea. Sabía que no se trataba de estrellas."

Joseph Walker:

Desde la creación de la NASA en 1.958, varios de sus pilotos y astronautas han testificado que habían visto ingenios volantes de origen desconocido. El primero en anunciar un avistamiento fue Joseph Walker, piloto del avión de pruebas X-15. Según una charla dada en mayo de 1.962, en los meses anteriores Walker tuvo un encuentro aéreo con dos objetos en forma de disco, lo cual filmó.

Robert White (ex piloto de la NASA y Mayor del ejército de EE.UU.):

En julio de 1.958, el piloto del X-15, el mayor Robert White, informó haberse encontrado formando parte de una escuadrilla de OVNIs mientras volaba a unos 9.800 m de altura. La NASA rehusó apoyar a sus pilotos y las fotografías y películas que contenían anomalías nunca se publicaron. La línea oficial establecía que los ovnis habían sido identificados como hielos. Pero, aunque la NASA negó tener interés en los ovnis, pronto se demostró que esto era falso.

Scott Carpenter:

Participó en el programa Mercury y declaró: "En ningún momento, durante su estancia en el espacio, los astronautas se encontraban solos: estaban vigilados permanentemente por los O.V.N.I.s".

El 24 de mayo de 1.962, el astronauta Scott Carpenter logra fotografiar a un objeto en forma de disco, mientras se encontraba en el espacio a bordo del Aurora VII. Scout Carpenter mientras orbitaba la Tierra a la altura de Australia, comunico a la base: “Estoy observando unas partículas luminosas que vienen a mi encuentro ¡son muy rápidas! Y parecen tener una luz más brillante que las estrellas… entonces ellos existen!... son ellos!…” La NASA dio una absurda explicación a las fotografías, diciendo que eran “cristales de hielo adheridos a las ventanillas”.

Cuando Carpenter se encontraba a 275.000 metros de altura vio acercarse “algo” a la cápsula, inmediatamente comunicó a Houston: “¡Es metálico! y refleja intensamente la luz solar”. El objeto siguió desplazándose en sentido contrario a la marcha de la Aurora 7, hasta perderse de vista.

En su tercera vuelta a la Tierra Carpenter vio otro objeto y comunico a Houston: “Está claro que aquello no orbita la Tierra… viene de otra parte”. Carpenter reconoció haber sentido miedo, también dijo: “Era cilíndrico, enorme… y se movía a gran velocidad”. El objeto se inmovilizo junto a la Aurora 7 y siguió su misma trayectoria. Entonces de aquel cilindro salieron 3 objetos en forma de disco, los cuales se alejaron. Al instante que la nodriza desapareció hacia las estrellas.

Donald "Deke" Slayton:

El astronauta del programa Mercury, relató en su libro el encuentro que hizo con un OVNI durante un vuelo de ensayo en 1.951. También relatado durante una entrevista con el "National Enquirer", el 23 de octubre de 1.979: "Estaba efectuando un vuelo de ensayos en un cazabombardero P-15 en Minneapolis cuando vi aquel objeto. Estaba a unos 10.000 pies durante aquella hermosa tarde soleada. Primero pensé que se traba de una cometa, luego me di cuenta que ninguna cometa podría volar tan alto.

Como me acercaba, aquello se parecía a un globo sonda, gris y de un diámetro de 1 metro aproximadamente. Pero nada más colocarme detrás de aquella imponente cosa, no se parecía más a un globo. Se parecía a un platillo, un disco. En el mismo momento, me di cuenta que se alejaba de mí de repente - y yo estaba volando a más de 500 km/h. Lo perseguí durante unos instantes y de pronto aquella dichosa cosa sencillamente "despegó". Subió con un ángulo de 45° girando y acelerando y desapareció. Dos días más tarde, tomaba una cerveza con mi comandante, y pensé, "desde luego, tendría que hablarle". Lo hice y me contestó que tenía que presentarme al servicio de informaciones para dar parte. Lo hice y no he vuelto a saber nada."

Ilya & Eugini (ex astronautas rusos):

En 1.969, el científico ruso Lev Mohilin huye con su hijo de su país a través de Turquía y se refugia en Francia. Ya libre del peligro de la KGB declara ante la sorprendida prensa de Paris que el 5 de junio de 1.968 (un año antes del Apolo 11), Rusia había lanzado desde una base en los Urales, la nave Marx I tripulado por los astronautas Ilya y Eugini, quienes iban rumbo al lado oscuro de la Luna. Habiendo ya alunizado, ambos descubrieron en las proximidades, edificaciones artificiales. Eugini súbitamente gritó de espanto; cuando Ilya lo trata de recoger, ya estaba muerto. Estando totalmente horrorizado recibe desde la base la orden terminante de abandonar la Luna. Ilya estando ya en la Tierra, declara que un artefacto mecánico fue lo que mato a su compañero. Después de ser exhaustivamente interrogado por las autoridades rusas, Ilya fue trasladado a un sanatorio y fue declarado oficialmente como "enfermo mental", presa de alucinaciones recurrentes. Aunque muchas estaciones europeas interceptaron las comunicaciones de la Marx I, esta misión "jamás existió" para los rusos.

Algunos nombres de astronautas que habrían perdido la vida en misiones secretas a la Luna -esto no fue divulgado por el gobierno de la entonces URSS- ellos son: Terentity Shiborin, en 1.959; Piort Dolgev, en 1.960; Wassilievch Zavadovsky en 1.961; Kennedy Mikhailov y Alexy Belokonev quienes vieron un objeto no identificado en el espacio en 1.961.

Walter Schirra (ex astronauta de la NASA):

En 1.962, la NASA decide crear el código "Santa Claus", para referirse a los objetos anómalos que pudieran apreciar sus astronautas estando en el espacio. Es así que Walter Schirra, a bordo del Sigma VII fue el primero en usar el código cuando un ovni se le acercó a su cápsula. El día de la navidad de 1.968, repentinamente las comunicaciones del Apolo VIII se interrumpieron de manera inexplicada durante 6 minutos. James Lowell exclamó desde el modulo de mando cuando se hallaba detrás de la Luna lo siguiente: "Por favor, son informados de que allí esta Santa Claus". Mientras pronunciaba estas palabras, las pulsaciones de Lowell se habían elevado a ¡120 por minuto!

Eugene Cernan y Thomas Stafford:

Uno de los documentos más significativos es la fotografía 4822 de la misión Apolo 10, el vuelo que precedió a la llegada del hombre a la Luna. Pese a que Eugene Cernan y Thomas Stafford no llegaron a descender sobre nuestro satélite, sobrevolaron este en el modulo lunar, y cuando se encontraban a apenas 24 kilómetros de la superficie tomaron esa imagen, en la que observando atentamente se pueden encontrar una serie de detalles que no encajan con lo conocido sobre la Luna. En ella se ve una serie de alineaciones pétreas rectilíneas o formando un cuadrado y sobre todo, lo que parecen dos extraños reflejos de algo que está a varios kilómetros de altura.

Con estas y otras pruebas a mano, los ufólogos no estarán satisfechos hasta que la agencia espacial admita oficialmente que sus astronautas han tenido encuentros. Pero la NASA ha mantenido un silencio absoluto sobre este tema durante treinta años, por lo que probablemente no se produzca a corto plazo un anuncio como ese.

Pete Conrad:

Durante el vuelo del Apolo XII ocurrieron igualmente hechos extraños. El 15 de noviembre de 1.969, la tripulación comunicaba a Houston:

Apolo XII: Desde ayer nos acompaña otro objeto volador, lo podemos ver a través de nuestras ventanas cuando el ángulo de la nave es de 35 grados. ¿Qué puede ser?

Horas más tarde tenía lugar el siguiente diálogo:

Apolo XII: OK ¿Qué puede ser?

Houston: OK Regresamos a nuestro tablero de dibujo.

Apolo XII: El objeto es muy luminoso y rueda, sin duda alguna. Su rotación es de 1,5 revoluciones por segundo o, al menos, emite señales en ese intervalo. Dick le dirá hacia que estrella se dirige.

Houston: Tal como vemos estas cosas desde abajo, las tablas de revestimiento SLA no recibieron suficiente Delta V al separarse. Los revestimientos SLA deben de estar a unos 300 metros de ustedes.

Apolo XII: Uno de los objetos, sea lo que sea acaba de salir de su órbita y se aleja de nosotros a gran velocidad... Podría ser, pero, por Dios, justamente cuando dimos la vuelta vi una de esas "tablas" a gran altura salir de nuestra proximidad. Creo que esa "tabla" se alejó con gran rapidez, a más de un pie por segundo.

Houston: Como no tenemos ni idea de cómo desaparecieron o cómo podría ser su órbita, es tremendamente difícil decir qué diablos era.

Apolo XII: OK Supongamos que era pacífica, como parecía...

En noviembre de 1.969, durante la misión Apolo XII, en la cual participaron los astronautas Richard Gordon, Conrad y Alan Bean, quedó registrada la siguiente comunicación: "Houston, estamos viendo un objeto que permanece girando en el mismo sitio. Desde ayer que nos está siguiendo todo el tiempo…" Conferencia radio entre Houston y el astronauta Pete Conrad durante la misión Apollo XII en 1.969:

Conrad: “Hay un objeto detrás de nosotros, gira sobre sí mismo... está siempre a la misma distancia, parece que nos está siguiendo.

Houston: Roger, Pete, este objeto que ha visto cerca de la ventanilla, pensamos que podría tratarse de una de las placas.

Conrad: Podría ser eso, pero cuando nos hemos vuelto, vi uno de aquellos objetos dar un salto a una velocidad muy elevada.

Otra fotografía fue tomada por la misión Apolo XII, en ella, una extraña luz pasa sobre la superficie lunar. Durante esta misión, varias fotografías similares fueron tomadas.

Eugene Cernan:

Un extraño objeto luminoso es visto por los tripulantes del Apolo XV en la Luna. En otra fotografía del Apolo XVI, se puede ver otra especie de torre, que gracias a la sombra se puede apreciar que tiene una altitud considerable. También existe una espectacular fotografía tomada desde el Apolo XVI a un ovni en forma de disco desplazándose sobre la superficie lunar.

Eugene Cernan, comandante de Apollo XVII, que formó igualmente parte de la tripulación de Apollo X, declaró en el "Los Angeles Times" de enero de 1.973: "Soy uno de los que nunca han visto un OVNI. Al ser interrogado he dicho públicamente que pensaba que venían de otro mundo, de otra civilización." Palabras recogidas por Chriss, Nicolas, "Cernan Says Other Earths Exist"."Me han preguntado muchas veces sobre los ovnis y he dicho en público que pienso que son alguien más, de otra civilización".

Yevgeni Khrunov (cosmonauta y piloto ruso):

El cosmonauta, piloto de Soyouz-5, Yevgeni Khrunov declaró en la revista "Spoutnik" de diciembre de 1.980: "¿Es concebible la presencia de civilizaciones extraterrestres? ¡Por supuesto! Mientras la unicidad de la Tierra no ha sido demostrada, tal hipótesis debe ser considerada como completamente aceptable. En cuanto a los OVNI, su presencia no puede ser negada. Miles de personas los han visto. Acaso podrían deberse a efectos ópticos, pero algunas de sus características, por ejemplo, su capacidad para cambiar de dirección de 90° a gran velocidad sobrepasa sencillamente nuestra imaginación.”

Georgiy M. Grechko (cosmonauta ruso):

Participó en varias misiones Soyuz y Salyut, declaró: "Si tuviera libertad para contar lo que vi en el espacio, el mundo quedaría estupefacto."

Vladimir Kovalyonok & Alexander Ivanchenkov:

Los cosmonautas vieron un OVNI durante su misión Soyouz 29 en junio de 1.978: "El objeto se desplaza a 20-30 grados, pasa por debajo de nuestra nave. Se parece a una pelota, aumenta de tamaño cada vez más. Es naranja oscuro, se acerca demasiado a nosotros."

En 1.993, en su pueblo de Kosnikov, cerca de Moscú, el General Mayor de aviación Vladimir Kovalyonok declaró, durante una entrevista video con Giorgio Bongiovanni: “El 5 de mayo de 1.981 nosotros estábamos en órbita en la estación espacial Salyut-6. Vi un objeto que no semejaba a ninguna cosa cósmica con la que la pudiese familiarizar. Era un objeto redondo similar a un melón, redondo y un poco alargado. En frente de este objeto había algo parecido a un cono achatado giratorio. Lo puedo dibujar, y es que es difícil de describir. El objeto asemejaba un barbell. Lo vi hacerse transparente y como si tuviese un “cuerpo” dentro. Hacia el otro costado vi algo como descargando gas, como un objeto reactivo. Entonces algo sucedió, lo cual me resulta complicado de describir desde el punto de vista de la física.

El año pasado en la revista “Nature” leí sobre un físico… tratamos juntos de explicar este fenómeno y decidimos que se trataba de un “forma de plasma”. Tuve que reconocer que aquello no tenía un origen artificial. No era artificial porque un objeto artificial no podría tener esta forma. No conozco ninguna cosa que pueda hacer este movimiento… encogiéndose, y luego extendiéndose, pulsando. Luego mientras observaba, algo ocurrió, dos explosiones. Una explosión, y luego 0,5 segundos después, la segunda parte estalló. Yo llamé a mi colega Viktor Savinykh, pero no llegó a tiempo para ver nada.

¿Qué son las partículas? Primera conclusión: el objeto se movió en una trayectoria suborbital, de otra forma no hubiese podido verlo. Había dos nubes, como humo, que formaron un barbell. Ello vino cerca de mí y pude verlo. Entonces entramos en una cortina (nubosidad) por dos o tres minutos después de esto. Cuando salimos de la cortina ya no vimos nada. Pero durante cierto tiempo nosotros y la nave estuvimos moviéndonos a la vez.”

Pavel Popovitch:

Durante el Simposio Internacional del MUFON en 1.992, el General Mayor Pavel Popovitch, uno de los primeros cosmonautas, "Héroe de la Unión Soviética" (invitado como presidente de la Asociación Ufológica Unificada de la CEI), dio una conferencia sobre el tema: "Ufology in the Commonwealth of Independent States: Organization Problems".

"Hoy día se puede indicar con un alto nivel de confianza que las manifestaciones de OVNIs ya no están confinadas al cuadro moderno del mundo, o a la simples refutaciones del paradigma ortodoxo de la ciencia natural. La evidencia histórica del fenómeno, de la singularidad de sus características cinemáticas, energéticas, y psicofísicas nuevamente nos permiten presumir que desde entonces la humanidad haya estado coexistiendo con esta sustancia extraordinaria, lo cual se ha manifestado en un alto nivel de la inteligencia y de la tecnología. Las vistas de los OVNI se han convertido en el componente constante de la actividad humana y requieren un serio estudio global. Para darse cuenta de la posición del hombre respecto a la Tierra y en el universo, la ufología, el estudio científico del fenómeno del UFO, debe ocurrir en el medio de otras ciencias que tratan del hombre y del mundo…”

“La influencia que los OVNIs tienen sobre la gente, igual que los efectos que produce, deberían convertirse en los elementos de una investigación especial. La interacción entre los OVNIs con el medio ambiente, el comportamiento que motiva, y su génesis, también presenta áreas interesantes para el estudio concentrado. Hoy, muchos especialistas opinan que la investigación del fenómeno OVNI se debe tomar junto con la comprensión y el entendimiento de otros fenómenos inexplicados… El desarrollo de los nuevos acercamientos para la identificación y el estudio de los procesos de la energía y de la información permitirán un movimiento entusiástico hacia la comprensión del fenómeno. Los resultados de estos estudios deben ayudar a la supervivencia de la gente en la tierra…”

"Es necesario realizar la aclaración ufológica popular, desde que existe la probabilidad de una reunión personal con los tripulantes de los OVNIs, y esta persona debe estar lista para este acontecimiento. Las medidas preventivas son especialmente importantes. Es necesario decir la verdad, que ha sido distorsionada previamente por las ciencias dedicadas a lo político y que recientemente es delatada por los ufólogos. El propósito principal de los grupos locales primarios, de que controlar la situación ufológica, debe olvidarse. Los ufólogos deben conocer todos los lugares de aterrizaje de OVNIs y contactar en sus regiones. Ellos deben de relacionarse con las autoridades locales, y particularmente, con la policía, los cuerpos de defensa civil, así como con las organizaciones informativas, científicas, y médicas”.

Project Magen “Release the Truth”

_________________
Frederick Guttmann R.
Pastor Judeo-Mesiánico
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Astronauta Edgar Mitchell
freddy


Registrado: 16 Nov 2006
Mensajes: 396


Responder citando

_________________
Frederick Guttmann R.
Pastor Judeo-Mesiánico
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
La NASA y los OVNIs

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al tema  

Crear foro | foros de Literatura & Poesía | Free forum | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo