ALL FOR JESUS
ALL FOR JESUS
Un foro cristiano




Responder al tema
Ungidos y falsos cristos
freddy


Registrado: 16 Nov 2006
Mensajes: 415
Ubicación: España


Responder citando
Unción. Nombramiento, bendición y sellado de alguien. También referido en la cultura popular neo-cristiana como “sanidad interior” o “integridad personal”. Se llama unción (del latín ungere, ‘untar’) al proceso de embadurnar con aceite perfumado, leche, grasa animal, mantequilla derretida u otras substancias, presente en los rituales de muchas religiones. Las personas y cosas se ungen para simbolizar la introducción de una influencia sacramental o divina, una emanación, espíritu o poder sagrados.

La unción también puede provocar, en este marco religioso, que el mal o la enfermedad se aparten de alguien, restableciéndose la purificación o la salud. Es representado por medio de varios elementos, como pueden ser el fuego, la luz, el vino y el aceite. El Evangelio de Felipe dice que «hay fuego en la unción», lo cual denota conciencia sobre la responsabilidad dada y también conocimiento de causa sobre el título que se recibe y la función que ha de ejercerse, siendo, primeramente, una alusión a la actividad del Espíritu Santo en alguien.

Debido al paralelismo en estos símbolos, Felipe añade que «el fuego es la unción, la luz es el fuego…», lo cual explica que los apóstoles en aquel famoso Pentecostés fueron ungidos con el Espíritu Santo cuando se vieron las lenguas repartidas como fuego, pero enfatiza en que la verdad (la luz) es lo mismo que el fuego, y por ende es lo mismo que unción (conocimiento puro, completo, verdadero, pleno). Luego añade que «la luz es la unción», siendo que la luz es símbolo de la verdad y del conocimiento de las cosas. Esta acción también denota una convicción y fortalecimiento: «estos nombres se confieren en la unción con el bálsamo de la fuerza.» (Evangelio de Felipe 1:67)

El “nombre” referido es un título o posición dada, que se entiende también como “reputación”, lo cual identifica que el fortalecimiento potencia esto recibido, a modo de experiencia añadida. Felipe concluye diciendo que «la unción es superior al bautismo, pues es por la unción por la que hemos recibido el nombre de cristianos, no por el bautismo. También a Cristo se le llamó [así] por la unción, pues el Padre ungió al Hijo, el Hijo a los apóstoles y éstos nos ungieron a nosotros. El que ha recibido la unción está en posesión del Todo: de la resurrección, de la luz, de la cruz y del Espíritu Santo. El Padre le otorgó todo esto en la cámara nupcial, Él [lo] recibió.» (cap. 1:95).

Unción en hebreo es Mishjáh, voz que proviene del arameo Mshaj (aceite). La voz misma, Mshaj, en hebreo viene a denotar: untar, pasar aceite (Éx. 29:2), lustrar, sacar brillo (Isa. 21:5), pintar (Jer. 22:14), ungir el cuerpo con perfumes (Amós 6:6), ungir objetos de culto para consagrarlos (Éx. 29:36) o ungir a una persona para investirlo (Éx. 28:41; 1ª Rey. 1:34; 1ª Rey. 19:16). Literalmente, Mshaj es “untar”. La forma de Mishjáh también denota “porción” (Lev. 7:35), como Mashjáh. La forma «shémen ha-mishjáh» es “aceite de la unción” (Éx. 25:6). De la voz Mishjáh proviene Mashiaj (Mesías), como “el Ungido”. La unción simboliza la impregnación del Espíritu Santo. Es por esta particularidad que la mayoría de islámicos yerran al aseverar que Jesús no era “el Mesías”, dado que el propio Corán dice: «Cuando los ángeles dijeron: «¡María! Dios te anuncia la buena nueva de una Palabra que procede de Él. Su nombre es el Ungido, Jesús, hijo de María, considerado en la vida de acá y en la otra y será de los allegados.» (cap. 3:45. Alusión repetida en el 4:157, 171; 5:17, 72, 75; y 9:31)

Ungido. Consagrado para un gran título por medio de la aplicación de un ungüento, como símbolo. Traducción de la voz hebrea Mashiaj (Mesías), que definen en griego como Jristo (Cristo). El título de “El Ungido”, personificando esta calidad, pertenece a Jesús. Esta apreciación se refiere al título del sucesor de David y rey perpetuo de Israel, aunque se ha entendido que los ungidos eran 3 tipos de individuos (profetas, reyes y sacerdotes). El vocablo se asocia con la voz Shiloaj (Enviado).

Jesús fue “ungido” para realizar una obra importante (Isa. 61:1), aunque sus congéneres no la entendieron en su momento. El elemento Mashiaj en sí mismo refiere a alguien untado, y se ve referido en muchas antiguas alusiones como forma de consagrar a alguien al servicio del Espíritu Santo. En esta misma línea también se deja patente la aparición de múltiples “falsos ungidos” (transcrito como “falsos mesías”, o en otros casos “falsos cristos”, que sería lo mismo (Mat. 24:24 y Mar. 13:22)), como señal clara de la apostasía y el advenimiento del Anticristo, efectuando falsos milagros antes del Arrebatamiento y también engañando a las masas cristianas (de donde se excluye a una minoría conocida como “los escogidos”).

También este desorden de usos y usurpaciones es notable fuera del ungimiento que tenían los sacerdotes levítas de la casa de Aarón, que poseen “los dos olivos”, que se daba a los primeros reyes de Israel y que también tuvieron profetas. Bajo el amparo del verso «No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas.» (1ª Crón. 16:22, RVA 60. Repetido en el Salmo 105:15), muchos falsos profetas, falsos maestros y falsos ungidos (falsos cristos) suelen pretender intimidar a quienes los desenmascaran, obviando que el verso refiere las palabras del rey David apropósito de aquellos que hace unos 3.000 años fueron puestos para proteger el Arca de la Alianza. De esta forma las nuevas modas y tendencias protestantes ven aflorar múltiples líderes y gurús (pastores asalariados, como los definió Jesús en Juan 10) que engañan a las masas, usando pasajes similares y palabras perspicaces, como fue advertido por el apóstol Pablo (Col. 2:20-22 y 1ª Tim. 3:1-3). Asimismo, dichos líderes de modas neo-protestantes se suelen definir a sí mismos como “ungidos de Jehová”, o similares, toda vez que estos términos solo eran dados al rey David (1ª Sam. 24:10; 26:9-11, 23; Sal. 28:8; 84:9; Hab. 3:13) y al Mesías, siendo, casi todas las palabras del propio David relativas al Mesías (entiéndase como “el Hijo de Dios”, de quien David hablaba siempre en el Espíritu).

Los aborígenes australianos creían que las virtudes de quienes morían podían transferirse a los supervivientes si éstos se frotaban con su grasa interna. De forma similar, los árabes de África Oriental se ungían con grasa de león para adquirir coraje e inspirar miedo a los animales. Estos ritos están a menudo relacionados con comerse a la víctima cuyas virtudes se anhelan.

La grasa humana es considerada un poderoso componente para realizar hechizos en todo el mundo. Algunos sostienen que, después de la sangre, la grasa era especialmente el vehículo y sede de la vida. Es por esto que la grasa de una víctima se untaba sobre una piedra sagrada, no sólo en actos de homenaje prestados a ella, sino en la consagración real del mismo. En tales casos la influencia de la deidad, comunicada a la víctima, pasaba con el ungüento a la piedra.

Según ciertas creencias, la divinidad podía, mediante al unción, ser transferida también a los hombres, y desde la más remota antigüedad, entre los judíos y otras razas los reyes eran ungidos o engrasados, sin duda con la grasa de las víctimas que, como la sangre, era demasiado sagrada para ser comida por los devotos comunes. La mantequilla hecha a partir de leche de vaca, el más sagrado de los animales, se usa para las unciones en la religión hindú.

Las casas recién construidas se engrasan con ella, y también se emplea para untar cuidadosamente de arriba a abajo, de la cabeza a los pies, a quienes creen estar sufriendo una posesión demoníaca. Las unciones también son parte de cierto ritual de entronización de las monarquías hindúes, en las que también puede usarse sangre.

Ver: “Unción”, “Mesías”, “Cristo” y “Jesús”.

(Extracto del libro de Frederick Guttmann R., "Simbología & Terminología", Tomo II, cap 390-394)

_________________
Frederick Guttmann R.

www.youtube.com/FrederickguttmannR
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar emailVisitar sitio web del autorMSN Messenger
Ungidos y falsos cristos

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT  
Página 1 de 1  

  
  
 Responder al tema  


Crear foro | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps hosting especialidado en foros phpbb ssd en Desafiohosting.com